miércoles, 28 de diciembre de 2011

Los jerarcas del transporte nos robaron la Navidad


Tres elementos se unen para que surja cualquier hecho delincuencial, el primer elemento es el delincuente, segundo elemento es la victima y el tercer elemento es la oportunidad.

Así decía en una ocasión una ex autoridad política de la provincia Obispo Santistevan, refiriéndose a la proliferación de los hechos delincuenciales y la forma de cómo debemos de actuar para no dar ninguna oportunidad a los delincuentes.
A que viene este comentario y que tiene que ver con los transportistas, seguramente se habrán preguntados nuestros lectores.
Sencillo, los empresarios del transporte estudiaron detenidamente la oportunidad para dar el golpe certero y meter la mano al bolsillo de los pasajeros, que no atinaron a reaccionar por la fiesta de la Navidad.
Ya lo habían anunciado los jerarcas del transporte liderado por un concejal que a veces actúa como tal y a veces lo hace como transportista, de que las actuales tarifas no abastecen sus gastos operativos.
Que gran deducción de los transportistas para subir el precio del pasaje en un 25 por ciento, como si a los usuarios (me incluyo) nos alcanzara para pagar lo que ellos determinen de forma irracional, por un servicio que no es eficiente las 24 horas del día y los 365 días del año.
Los pasajeros tienen que pasar odiseas para conseguir un medio de transporte los días lunes por la mañana, los miércoles, sábados y a estar supeditados a las ganas de los choferes malhumorados por el trato irracional que le dispensan sus patrones empresarios.
Subieron el pasaje de forma irracional, arbitraria e inconsulta, sin embargo no se dignan en brindar un buen servicio las 24 horas del día.   
Los jerarcas del transporte adictos al monopolio, a titulo de que las actuales tarifas no cubren sus gastos operativos y la canasta familiar, se atrevieron como el GRINCH a quitarles la navidad a los pasajeros.
Los gastos operativos y la canasta familiar significan para los empresarios del transporte, tener los fondos económicos para comprar continuamente una mayor cantidad de vehículos y conformar su propia flotilla de automóviles para la ostentación.
Como ejemplo me remito a las pruebas de los mismos jerarcas monopolistas que cuando realizan sus trámites para la obtención de su tercera placa, muy sonrientes salen de la municipalidad, mostrando como naipes, más de cinco adhesivos que después serán colocados en sus incontables vehículos.
Es cierto, tienen el derecho de incrementar su patrimonio, pero no en base a la explotación  que someten a sus choferes y a incrementar sus tarifas de forma inconsulta, violando todo tipo de normas y leyes vigentes en el país.
También somos pueblo, es otro argumento que manejan los monopolistas del transporte, serán pueblo, pero hay una gran diferencia, el pueblo soporta la crisis, ellos no la aguantan, por eso suben el pasaje, me remito a las pruebas.
Que más nos espera para el 2012, si los transportistas ya nos robaron la Navidad, seguramente cuando el gobierno determine incrementar el salario de los trabajadores en un 8 por ciento, nuevamente los jerarcas del transporte a titulo de nivelación, subirán sus pasajes en otro 25 por ciento y seguirán diciendo que también son pueblo.
Dios se apiade de nosotros, del verdadero pueblo, para que los jerarcas del transporte no nos roben el año 2012.


Fuente : Montero Noticias


Compartir

Ningun Comentario : "Los jerarcas del transporte nos robaron la Navidad"

Imprimir Imprimir la Noticia