martes, 15 de julio de 2014

El Cerro Rico de Potosí, la otra cara de la moneda

Cerro Rico de Potosí o también llamada la montaña que come hombres vivos, una de las frases que se me quedo fue "Solo cuando el diablo esta de generoso se obtiene una buena veta de plata y te deja salir vivo de la mina".

La jornada laboral en la mina inicia a las 08:30 de la mañana, hay otros que ingresan a la mina en la mañana y salen en la mañana del día siguiente , a esto se le llama "la dobla". La mayoria de los mineros provienen del campo, de zonas rurales.

Los mineros nos dicen que al ingresar  a la mina siempre hay que saludar y  ch'allar (poner hojas de coca, alcohol) al  Tío (Diablo),  acá solo entran los hombres, las mujeres no pueden entrar, según los mineros es porque el Tío es celoso y esconde la plata. "Al Tío no hay que odiarlo ni tenerle miedo, porque si lo odias el puede vengarse, puedes enfermar o hasta te puede matar con las explosiones o un planchón, luego se come tu alma cuando ya estas muerto" eso nos expreso Don Carlos un minero que ya lleva años trabajando allí. Las ofrendas como la Ch'alla, y la fe en el Tío hacen que el minero se sienta seguro, puesto que al hacer esto saben que el Tío también se portará bien con ellos.

Los mineros no tienen un sueldo fijo, así mucho depende si hay buena veta ellos ganan bien, pero si no hay buena veta no ganan nada, en cualquiera de los dos casos su vida siempre esta en riesgo, esa es la suerte del minero.

Ellos mueren más por silicosis, para ellos esto es como tragar el aire dentro de la mina y saber que poco a poco se van comiendo sus pulmones. Acá también trabajan niños, algunos de ellos  a su temprana edad se han convertido en la cabeza de la familia, el mayor miedo de ellos es tener que morir a una temprana edad a causa de los tóxicos que emana el Cerro Rico, para ellos el estudio es lo más importante, sueñan con tener una profesión y envejecer a los 70, sin embargo la mayor tristeza es que su esperanza de vida es de 40 a 45 años y ellos saben esta realidad. 


Don Carlos nos dice: "Afuera creemos en Dios, porque es nuestro salvador, pero adentro las cosas cambian porque estamos entrando al mundo del satanas que es en la tierra, por eso tenemos que creer en satanas, en el diablo", en cada bocamina del Cerro Rico hay un Tío y antes de entrar a cada bocamina siempre hay se saluda y se ch'alla.



LA HISTORIA DEL TÍO

En la época de la colonia, cuando llegaron los españoles, los indígenas pensaban que eran dioses enviados desde el cielo, sin embargo la realidad fue otra, durante 6 meses la gente trabajaba sin salir dentro de las minas, eso era conocido como la mita, eran 20 horas al día y solo podían descansar 4 horas. la gente cansada de todo el maltrato que recibían no quisieron trabajar más, sin embargo los españoles sabían que los indígenas creían en varias cosas, así que los españoles  hicieron un hombre de tierra,  le pusieron cuernos y cola, con eso amenazaban a la gente diciéndoles que ese dios los iba a matar si no trabajaban. La gente le llamaba tius, actualmente le llaman el Tío 

Aún hasta ahora se cree en el tío, porque afuera te cuida pero adentro quien te cuida, ese es el Tío. Cuando no hay producción de veta, los mineros tienes que hacer pasar, eso quiere decir que van temprano a la misa todos con sus familias y luego entran a la mina solo los mineros, dentro de la mina adornan al diablo para que este contento, feliz y haya buena veta. También se sacrifica un animal, en este caso suele ser la llama, porque si no se le da un sacrificio el Tío se cobra con la vida de ellos, la puerta de la mina la pintan con la sangre del animal sacrificado, esto según para que el Tío tome, en la puerta principal de la mina, hacen una misa con un Yatiri.

La vida del minero es sacrificada, las esperanzas de vidas no son nada alentadoras, sin embargo ellos aprendieron  a ser mineros y es la única  fuente de trabajo que tienen, ellos saben los riesgos que pueden provocar los tóxicos que se encuentran dentro de las minas y a pesar de eso se arman de valor para entrar una vez y seguir trabajando un día más.


Porque esta es nuestra tradición, esta es BOLIVIA...
Realizado por: Guadalupe Quisbert Tapia
Imagines Guadalupe Quisbert Tapia

Compartir

Ningun Comentario : "El Cerro Rico de Potosí, la otra cara de la moneda"

Imprimir Imprimir la Noticia