martes, 14 de octubre de 2014

Bolivia va por más

A lo largo de la nación andina se sucedieron celebraciones por la victoria del MAS el domingo Foto: ABI

Tras el abrumador triunfo de Evo Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS), el país mira hacia una nueva etapa de desarrollo hasta el 2020

LA PAZ.— Luego de alcanzar una abrumadora victoria en las elecciones del domingo, el presidente boliviano, Evo Morales, aseguró el lunes que su país vive una democracia genuina y consideró que los calificativos de autoritario vienen de sus enemigos.
 “¿Qué culpa tiene Evo de contar con el apoyo mayoritario del pueblo?”, se preguntó el mandatario en conferencia de prensa desde el Palacio Quemado, al tiempo que indagó si “ese debate constante con el pueblo es autorita­rismo”.
Morales recordó que antes los gobiernos ganaban las elecciones con el 20 o 30 %, y, como no podían gobernar, hacían las llamadas megacoalisiones. Cuatro o cinco partidos se juntaban para tener dos tercios en el congreso. No les alcanzaban los ministerios y crea­ban los ministerios sin cartera para repar­tirse.
Según resultados preliminares, Morales acaparó el 61 % de los votos y casi 36 puntos de ventaja sobre el candidato de Unidad Demo­crática (UD), el magnate del cemento y otrora ministro de Planeamiento Samuel Doria Medi­na, reporta PL.
Una oposición dividida y sin claros programas de gobierno, quedó otra vez a la zaga, a pesar de que sus mensajes de campaña se centraron en criticar la labor de Morales o en insistir en que este pudo haber hecho más por Bolivia.
Para Medina fue la tercera derrota ante el líder indígena, en tanto el expresidente Jorge Quiroga, del Partido Demócrata Cristiano, su­mó su segundo fracaso, y Juan del Granado, otrora aliado y ahora crítico acérrimo, fue barrido, lo cual llevará a un replanteamiento de las posiciones del Movimiento Sin Miedo de cara al futuro.
El primer mandatario indígena del país asumirá el próximo 22 de enero su segundo mandato al frente del Estado plurinacional y su tercero consecutivo, luego de presidir la repú­blica del 2005 al 2010.
Morales  va camino de convertirse en el presidente con más tiempo al frente de Bolivia, en espera de que se confirme oficialmente su victoria en las urnas ante cuatro candidatos opositores.
En conferencia de prensa, destacó también la importancia del pueblo en el triunfo electoral y se vanaglorió de que “ahora casi toda Bolivia esté vestida de azul”, en referencia a su éxito en ocho de los nueve departamentos del país. El Movimiento al Socialismo (MAS) solo perdió en Beni.
“Y en Beni hemos subido. En el 2005 alcanzamos el 16 %. Luego, en el 2009, el 23 % y ahora estamos en 43 %”, añadió.
El MAS sorprendió al ganar  por primera vez en Santa Cruz (este), la región más rica de Bolivia y un bastión tradicional de la derecha secesionista. 
En referencia a los proyectos subversivos y separatistas que se sucedieron en la llamada Media Luna (Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija), Morales dijo que los comicios del domingo evidencian que en Bolivia hay una “Luna Llena”.
Al mismo tiempo, recalcó que el tema separatista es de la justicia y enfatizó que no tiene control sobre ella, porque si así fuera “sus operadores trabajarían desde las cinco de la mañana hasta las dos de la madrugada”.
El MAS también habría avanzado en su presencia en el poder legislativo. Según los resultados preliminares, solo cuatro escaños separan a esa formación política del control de la Asamblea Legislativa Plurinacional. De los 166 curules, el partido requiere 111 (87 en diputa­dos y 24 en senadores).
Según el conteo rápido encargado por la red privada de televisión ATB a la empresa Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado, el MAS ganó 25 escaños en el Senado, uno más del requerido para tener el control de la Cámara Alta.
No ocurre lo mismo en la Cámara de Diputados, en el que se necesitan como mínimo 111 asambleístas (dos tercios) para la aprobación de leyes. El partido en función de gobierno obtuvo, de acuerdo con el conteo rápido, 107 diputaciones.
El MAS controla actualmente 114 escaños (88 diputados y 26 senadores) de un total de 166 que tiene la Asamblea Legislativa.
Por otra parte, el presidente boliviano insistió en que la oposición debe mostrar un plan creíble y hacer propuestas en vez de concentrarse en ataques personales. Rememoró que desde su llegada al poder convocó a todos los alcaldes, incluidos los de otros partidos, a trabajar juntos por Bolivia, e insistió en que no quiere confrontación, sino trabajo conjunto.
Morales adelantó un debate con los medianos y grandes productores agropecuarios para planificar una inversión conjunta, porque el país no puede ser consumista, al tiempo que criticó los programas de gobierno de los candidatos opositores.
Por último, enumeró las tres cosas que no le pueden faltar al pueblo: “No puede faltar dinero para inversiones, tampoco los alimentos, ni energía y agua”, y esbozó las tareas de su gobierno para garantizarlas.
Mandatarios de América Latina y el mun­do entero han hecho llegar sus felicitaciones a Evo Morales por el resultado del domingo. En­tre ­tanto, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Co­mercio de los Pueblos (ALBA-TCP) celebró la victoria.
En un comunicado emitido en Bolivia, el ALBA aseguró que el triunfo del domingo ratifica el excelente trabajo que el compañero Evo Morales viene realizando a favor del pueblo, avanzando en la refundación del estado, con mayor justicia, inclusión, equidad y fortaleciendo la revolución democrática y cultural, dijo. (Redacción Internacional)

Fuente : Granma

Compartir

Ningun Comentario : "Bolivia va por más"

Imprimir Imprimir la Noticia