lunes, 26 de diciembre de 2011

Desde la tierra: La Estrella de Belén


El nacimiento de Jesús, el hijo de María y de José, el Cristo esperado, el Mesías, fue anunciado en el firmamento por una brillante estrella. Esa luz guió a los Reyes Magos, aquellos sabios orientales, quienes no sólo llegaron con sus regalos simbólicos de incienso, mirra y oro, sino con su conocimiento sobre los signos celestiales.
Entre los muchos argumentos que se han desarrollado desde la religiosidad y desde la ciencia en torno a la llegada del Niño Jesús en un portal de Belén, la identificación de la Estrella y las figuras de los magos despiertan infinitos debates esotéricos.

Constantemente aparecen cálculos, algunos especulativos, para relacionar a esa luminosidad con uno de los planetas o con una de las estrellas brillantes que forman parte de alguna constelación, aceptando que aparecía desde el este en el horizonte.
¿Quiénes eran Gaspar, Melchor y Baltazar? ¿Por qué sus características físicas eran visiblemente distintas a las romanas? Lucían piel aceitunada, ojos negros y uno tan moreno y de cabello ensortijado como la mayoría de los míticos etíopes. Se los suele representar con turbantes usuales entre los nacidos en el desierto y ropas holgadas como los aladinos de los cuentos infantiles.
Se conoce que en las tierras de los persas, de los sufis, de los árabes- desde épocas milenarias hasta nuestros días- se mantiene activo el conocimiento, relacionado con los astros, que a su vez nos abre ventanas para otros aprendizajes profundos.
En Bolivia, la lectura del cielo es un privilegio para poco, entre ellos los observatorios científicos, pobres pero de mucho prestigio. El más famoso es el Observatorio Astronómico Nacional, ubicado en el sur tarijeño, un lugar privilegiado para observar las estrellas, las constelaciones, los cometas, lo meteoros y que recibió apoyo desde el Asia por su relevancia.
Sin embargo, el Estado Plurinacional no da suficiente importancia a estos espacios de telescopios y mapas siderales. No tienen personal numeroso, o sea no son votos para procesos electorales o para organizarlos en un belicoso movimiento social. En los planes oficiales, los asuntos de ciencia y tecnología apenas son nombrados. ¿A qué Cumbre social le interesan los eclipses o las lluvias de meteoritos?
La indiferencia llegó al extremo desde hace un año por la falta de presupuesto y de pago de salarios a los siete funcionarios. A pesar que Tarija recibe regalías millonarias, la gobernación masista no organizó los recursos necesarios para apoyar al Observatorio Astronómico Nacional, institución con 27 años de trabajo.
El Gobernador Luis Condori no entendió la necesidad de coordinar con otras entidades. La prensa local respaldó la protesta de los científicos que dejaron de atender a los colegiales y a los interesados en astronomía. Un ayuno voluntario en la plaza Luis de Fuentes fue tardíamente atendida por ejecutivos de la Revolución Cultural.
Si Jesús naciera en Bolivia, difícilmente encontraríamos personas capaces de interpretar a la Estrella. La mayoría porque somos ignorantes y los sabios porque el proceso de cambio no los atiende. Al mirar el cosmos, comprendemos la pequeñez de nuestra propia existencia y la finitud de todo poder terrenal.



Compartir

Ningun Comentario : "Desde la tierra: La Estrella de Belén"

Imprimir Imprimir la Noticia