lunes, 5 de marzo de 2012

Empresas constructoras y de comercio aumentan en El Alto .


    DESARROLLO Datos de Fundempresa revelan que, además, el comercio, el transporte y la industria manufacturera dinamizan la economía de la vecina ciudad.

    Salas de cine y bancos, un patio de comidas, piscina, sauna, canchas y otros ambientes recreativos son algunos de los espacios que tendrá el complejo empresarial que impulsa en la Ceja de El Alto la cooperativa El Ceibo, con una inversión de diez millones de dólares.

    "Lo que se pretende es reproducir edificaciones como el Megacenter o el Multicine, pero a base de las necesidades de El Alto y sus peculiaridades", dice el gerente de Desarrollo de esa entidad, Hernán Trujillo.

    El proyecto, que se prevé que comience a concretarse en tres meses, es uno de los emprendimientos que dinamiza la economía alteña. Según Fundempresa, la "base empresarial" de esta urbe creció en 23% en 2011, principalmente de la mano de las actividades de comercio al por mayor y menor, de construcción, transporte e industria manufacturera.

    Los datos revelan que el año pasado se registraron 4.012 empresas, de las cuales 1.258 eran de comercio; 1.222, de construcción; 500 de transporte; y 498 del sector de industria.

    Cinco empresarios consultados por Página Siete destacan que en la urbe vecina hay recursos humanos calificados y es posible invertir porque el esfuerzo es correspondido por la población.

    Adriana Yaffar, administradora del patio de comidas La Jungla, resalta la decisión de apostar por esta iniciativa en El Alto. Antes funcionaba en la sede de Gobierno.

    La plaza de comidas está construida sobre 1.500 metros cuadrados, y agrupa a 12 empresas. Yaffar prefiere no dar el monto de inversión, aunque dice que fue considerable. El negocio ha ido bien, por lo que está planificado abrir una sucursal en Ciudad Satélite.

    Otro de los emprendimientos recientes es el hotel Ensueños, que comenzó a funcionar en 2011 y que demandó una inversión superior a un millón de dólares.

    "El Alto tiene muchas cosas buenas. Aparte de lo económico, la gente es muy pujante, es una ciudad joven, pero en crecimiento, constantemente da sorpresas", dice Roger Ramos, gerente del hotel de dos estrellas, que además tiene una galería comercial de 42 locales.

    Otra inversión similar fue la que hizo El Ceibo que destinó recursos para ampliar sus instalaciones en la Ceja. Los trabajos continúan y se prevé que concluyan hasta septiembre.

    Los datos de Fundempresa revelan que además el número de empresas (base empresarial) que registra El Alto en la gestión 2011 es mayor que el que registran los departamentos de Oruro, Tarija, Potosí, Chuquisaca, Beni y Pando.

    "Lo que está pasando en El Alto es una diversificación de la inversión", dice el productor agropecuario y sociólogo alteño Carlos Hugo Laruta, quien considera que esa urbe se diferencia de la ciudad de La Paz en que es una ciudad industrial y la segunda tiene un carácter burocrático.

    En la Alcaldía están conscientes de la importancia del capital privado para la generación de empleos. Por esto, la Oficialía Mayor de Desarrollo Económico promociona la norma 2685 (promulgada el 13 de mayo de 2004) que incentiva a las empresas para que inviertan en la urbe.

    El oficial mayor de esa unidad Édgar Velasco, dice que se apunta a fomentar al empresariado y al artesano. Por esto, se construyen dos edificios "gemelos" de seis plantas cada uno, para que los artesanos y los pequeños productores puedan promocionar sus artículos y hagan contactos. Cada infraestructura demanda una inversión de más de tres millones de bolivianos.

    Opiniones

    Adriana Yaffar Administradora de La Jungla El Alto es una ciudad increíble. En términos de dinamicidad económica está mucho más avanzada, a mi modo de ver, que la ciudad de La Paz, debe estar a nivel de Santa Cruz. Y, bueno, creo que ha sido un error, incluso, no haber entrado antes a El Alto con inversión privada. Además, es un público que corresponde a la inversión.


    Sonia SotoGerente de CIC de El Alto El baluarte más importante de El Alto es que hay disponibilidad en buen número de mano de obra calificada y sobre todo este espíritu emprendedor que tienen todos y cada uno de los ciudadanos alteños, afanados en llevar el pan a casa. Con eso, el inversor tiene garantizado el apoyo de la gente a la que le dé la oportunidad de un empleo seguro y digno.


    Hernán Trujillo Gerente de El CeiboInvertimos en El Alto porque si bien nacimos en Alto Beni nuestra primera base en las urbes ha sido en El Alto. Entonces, por la ubicación estratégica que tenemos, y también porque la ciudad de El Alto es pujante. Además que la ciudad ya está entrando lo que es la modernidad y es un buen lugar para invertir.


    Roger Ramos Gerente de Hotel Ensueños Apesar de que El Alto tiene sus complicaciones sociales y económicas, es una ciudad que está creciendo bastante demográficamente, económicamente y es bastante pujante. Yo creo que se puede invertir en la ciudad de El Alto para salir adelante. No es fácil invertir, es algo difícil, pero sí se puede.

      VENTAJAS Una norma otorga exenciones tributarias y arancelarias, entre otras facilidades.

    "Ésta es una de las mejores leyes que dejó la derecha". De esta forma, Esdras Mancilla, responsable de Empresas Grandes y Medianas de la Oficialía Mayor de Desarrollo Económico de la Alcaldía de El Alto, se refiere a la norma 2685, que establece una serie de incentivos para motivar las inversiones privadas en esa ciudad, donde el Movimiento Al Socialismo está al frente del municipio.

    Esa ley fue puesta en vigencia el 13 de mayo de 2004. Sus principales objetivos son: establecer condiciones adecuadas para nuevas inversiones productivas, lograr una mayor productividad regional, con valor agregado, y generar nuevas fuentes de empleo, entre otros.

    Entre los beneficios que se otorgan al inversor se encuentran la exención del pago de impuestos sobre las Utilidades de las Empresas, por un periodo de diez años; la exención del Gravamen Arancelario e Impuestos al Valor Agregado, además de descuentos de los impuestos municipales, y el pago único del 3% por importaciones menores a 3.000 dólares.

    Según datos de la Oficialía Mayor de Desarrollo Económico, entre 2005 y 2011, 33 empresas se acogieron a esta norma. Éstas invirtieron más de 78 millones de dólares, generaron 3.687 empleos directos y más de 7.000 indirectos.

    Mancilla informa que "en puertas" están ocho empresas que pretenden acogerse a los beneficios que da esta ley.

    Si bien la norma rige desde 2004, en 2011 tuvo un impulso en la gestión del alcalde Édgar Patana, que reactivó esa oficina, que había sido bajada de rango por la anterior legislatura, dice Mancilla.

    Desde entonces, la comuna desarrolla un trabajo de difusión y tiene previsto dar a conocer la ley en consulados y embajadas "para atraer inversión" de empresarios de otros países.

    La Cámara Departamental de Industrias de La Paz informa, a través de un correo electrónico enviado a Página Siete, que El Alto tiene "varias ventajas para la instalación de plantas industriales". Por ejemplo, el clima frío y seco beneficia a la conservación de materias primas y de los productos sin la necesidad de recurrir a refrigeración o control del ambiente de una forma especial.

    Además hay acceso al agua, electricidad, gas natural por redes y distribución de gas licuado de petróleo, "energéticos importantes para la producción".

    Hay "recursos humanos y centros de capacitación para su perfeccionamiento; además de cercanía a potenciales mercados, fronterizos (Desaguadero, Puno) y a puertos como Arica y Matarani", comenta Mancilla.

    Pero también hay desventajas que deben ser superadas para mejorar las perspectivas industriales de la ciudad, comenta el oficial mayor.

    "El elevado índice de conflictividad aumenta el riesgo para las actividades económicas que deben ser interrumpidas debido a los bloqueos, paros y huelgas muchos de los cuales adicionalmente tienen elevados niveles de violencia", opina.

    Punto de vista

    Bruno rojas Especialista del CEDLAEl Alto se caracteriza por una consolidación e incremento significativo del empleo, particularmente en el sector informal: actividades familiares- semiempresariales, principalmente. Aproximadamente, el 50% del empleo que se genera en esta urbe se explica por esta dinámica, donde los miembros de una familia generan una actividad comercial que permite obtener ingresos. El sector empresarial, propiamente dicho, aporta con el 20% del empleo y el Estado, con un 8%.

    No obstante, pese a la presencia de grandes comercios, de una febril actividad económica, sobre todo en el área productiva, el otro lado de la moneda es que aquello no se traduce en una mejora de la calidad del empleo, una mejora de ingresos adecuados y de estabilidad laboral... La mayor parte de los alteños y las alteños tiene empleos precarios.

    Esta iniciativa que impulsa esta urbe para captar inversiones muestra que el municipio de El Alto apuesta a un rol más activo en la economía, algo que se sustenta en la idea de que un municipio no sólo se ocupa de proyectos y actividades relacionadas con desarrollo humano, particularmente, sino que genera condiciones favorables para la actividad económica.

    En ese sentido, bienvenida una iniciativa de este tipo. Pero también será importante, luego de un periodo, hacer una evaluación del impacto efectivo, no tanto en la cantidad de empresas ni su productividad, sino acerca de cómo impacta en la mejora de la situación de vida y de empleo de la gente.

Compartir

Ningun Comentario : "Empresas constructoras y de comercio aumentan en El Alto ."

Imprimir Imprimir la Noticia