martes, 3 de enero de 2012

Desde la tierra: El TSE, la peor noticia del año


Sin duda alguna, entre las muchas malas noticias del año, la más lamentable es la elección y el desempeño del Tribunal Supremo Electoral, de su presidente Wilfredo Ovando, de sus vocales nacionales como Ramiro Paredes Zárate y de los tribunales departamentales.

Las declaraciones, las decisiones, el enfoque que dio Ovando y los miembros del árbitro electoral son pruebas públicas de la parcialización de esos funcionarios. Esa sombra afecta a una de las mayores construcciones colectivas nacionales: la confianza en el sistema democrático.
Esa triste noticia no afecta únicamente al cierre del 2011, sino que resta la base principal para garantizar futuras elecciones transparentes, con reglas de juego equitativas y justas. La descomposición interna y externa es tan profunda que es difícil imaginar cómo la otrora prestigiosa entidad saldrá del fango actual.
Quizá por intereses coyunturales, cada uno de los miembros del TSE aceptó ser parte de ese colapso, sin asumir plena consciencia que con ello abría zanjas, las que se hundirán más en el futuro inmediato.
Ni siquiera podemos comparar este Tribunal Electoral con las experiencias de los años cincuenta o con la llamada "banda de los cuatro" de 1990, pues la Corte Nacional Electoral ya contaba con las principales herramientas para garantizar el voto ciudadano y la participación electoral de partidos y agrupaciones, cualquiera fuese su orientación ideológica.
Tampoco podemos alegar que son personas improvisadas y que su ignorancia las impulsa a cometer sucesivos errores. Ello podría corregirse. Más bien, sus acciones y sus propias palabras nos muestran que son partidarios de una corriente política que asume el trabajo electoral como parte de una búsqueda de la estalinista hegemonía..
Las disputas internas, que no solamente trascendidos sino evidencias en las entrevistas, revelan la falta de autoridad de Ovando, incluso entre sus pares. Suman las actitudes- incluyendo insultos y amenazas- contra el pilar de toda democracia: la prensa independiente y plural.
La responsabilidad de capacitación ciudadana está en manos de alguien con calidad humana, pero con una opción por la vía violenta y con un pasado reciente de activista social desde la Vicepresidencia de la República. A pesar de la mucha cooperación internacional, de seminarios y visitas de expertos, el área que fue otro orgullo de la antigua CNE, es ahora un ambiente que trabaja para favorecer al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS).
La conquista de la democracia no fue un regalo: fue acción principal de las movilizaciones populares, varguardizadas por la Central Obrera Boliviana y la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, la flamante Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, los universitarios, los intelectuales y- con mucho compromiso- los periodistas, trabajadores y directivos.
Lo sucedido en las elecciones judiciales -el ejemplo es el Tribunal Electoral de La Paz- o en las elecciones municipales en Sucre y el rol del árbitro que no fue árbitro eficiente, son sólo anuncios de un futuro oscuro. ¿Renunciarán los tribunos? Claro que no; ellos saben que cumplen bien su tarea, aunque ésta no sea la del bien social.


Compartir

Ningun Comentario : "Desde la tierra: El TSE, la peor noticia del año"

Imprimir Imprimir la Noticia